viernes, 10 de mayo de 2019

Locas por no llevar cuerdas





No estamos locas. No somos exageradas, ni vivimos en los extremos. No sacamos las cosas de quicio. No somos bipolares ni estamos desquiciadas. No somos neuróticas que otra vez estamos así. No estamos otra vez así.

No estamos pasando de castaño oscuro, ni hemos franqueado los límites. No nos gusta sacaros de vuestras casillas. No nos hemos montado nuestra propia película y, por supuesto, no estamos montando un drama. No somos las reinas del drama.

No tenemos pajas mentales, ni alucinaciones. No somos pesadas, quisquillosas o susceptibles. No nos volvemos insoportables cuando estamos en esos días malos del mes. No somos paranoicas ni estamos otra vez ralladas. No estamos fuera de nuestros cabales.

No nos gusta hacernos las víctimas. No pagamos nuestro mal humor con vosotros. No somos niñatas, egoístas, o caprichosas. No pensamos demasiado ni le damos mil vueltas a todo. Tampoco estamos obsesionadas. La culpa, no es siempre nuestra.

No somos moscas muertas que calladas están más guapas.






__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
María González Torres. 


miércoles, 31 de octubre de 2018

Abuela.



Epitafio a mi mujer favorita en el mundo, mi tocaya, mi abuela.

De Ronda, de Málaga, de Madrid… Y aparte, de cualquier lugar donde estén sus cinco hijos, sus once nietos y sus seis bisnietos. Y de allá donde esté el abuelo Gilberto.

Gracias por enseñarme tantas cosas. Por enseñarme que con la dulzura se pueden conquistar grandes Torres, y mira que somos cabezotas. Y mira que nos has conseguido enamorar a todos y cada uno de nosotros.

Todos estos últimos meses, cuando tu voz ya se había ido, gracias por enseñarme a hablar sin palabras. A querer sin condiciones y a sonreír venga lo que venga.

Gracias por todas esas reuniones familiares, en las que cantabas, en las que reías y con las que siempre nos has mantenido tan unidos. Gracias por hacernos familia.

Gracias por enseñarme que con la bondad se llega más lejos, se quiere más fuerte. Gracias por enseñarme a querer a distancia y que echar de menos siempre tiene su recompensa.

Gracias por los besos, los abrazos, las caricias y los apretones de manos. Por todos los recuerdos que nos llevamos los que estamos aquí presentes.  Gracias por mis tíos y mis primos, pero sobre todo, gracias por mi madre.

Gracias por querernos siempre y por encima de todo. Con todos nuestros defectos y remarcando todas nuestras virtudes. Gracias por creer en nosotros, por tu lealtad y fidelidad.

Gracias por las pocas veces que te quejaste y por las veces que sonreíste, aunque ahora sé que a veces no tendrías ni ganas, ni motivos. Pero eras siempre fuerte, siempre generosa, siempre cariñosa.

Y perdónanos por no haber querido despedirnos antes de ti, pero es que el egoísmo de quererte es muy grande. Pero hoy, estoy contenta, porque sé que allá donde vayas hay alguien que está esperando a su madrina de guerra. Alguien que lo primero que te dirá será “¡Cuánto has tardado, Mariquilla, llevo mucho tiempo esperándote!”.

Gracias por cuidar de mí siempre. Todo esto me lo llevo conmigo, son mis pilares, mis raíces. Y como ya te dije una vez; yo de mayor, quiero ser como tú.  Te quiero, abuela.


__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
María González Torres. 


Imagen: María González Torres.




jueves, 9 de agosto de 2018

Despedida a un Infante de Marina.




Hoy os vengo a contar una historia que muchos os sabréis mejor que yo.

La historia de un chico que se enamoró de una bandera, una mujer con vestido rojo y alhajas de oro a la cual le juró lealtad la primera vez que la besó, y desde entonces, no ha podido dejar de luchar por ella.

Lo hizo por tierra, mar y aire para defender a fuego a la mujer de la que se enamoró. Un joven que con diecisiete años llegó a Madrid con el deseo de ser Infante de Marina y no dejó de esforzarse hasta que lo consiguió.

Este chico, se recorrió los cuatro puntos cardinales cargado de sueños que fue convirtiendo en recuerdos conforme iba avanzando por el mundo, pasando por San Fernando, Ferrol, el Mediterráneo, Líbano, Madrid, África y acabando en su querida Cartagena. De este modo, su mochila fue cada vez más pesada ya que los recuerdos se iban acumulando en ella.

Todo esto lo compartió con un padre, que le enseñó el amor, honor y respeto que se merecía aquella mujer de vestido rojo.

Con otra reina, de la cual se enamoró más perdidamente, si cabe, que de la primera. Y esto, no hacía falta jurarlo.

Con dos monstruitos que vinieron debajo del brazo enseguida, y hoy, una, está contando su historia.

Con una familia que vivió todas sus batallas; las victorias y las derrotas. Y siempre esperó con orgullo su regreso a casa.

Con multitud de compañeros que esta carrera y aventura le han dado. Y que hoy, que se cierra una etapa, estoy segura que pasaran de ser compañeros a ser grandes amigos, incluso hermanos.

Por todo eso, papá, quiero que mires a tu alrededor y veas la cantidad de gente que te ha dado la vida que has conocido, que has elegido y que hoy, han querido estar compartiendo este momento contigo.

Que no se te olvide que nunca dejarás de ser aquel soldado con el pelo rapado que un día decidió que lo que quería hacer era defender a su país, porque el amor que le procesas a esa bandera es indiscutible, innegociable e intemporal; y no entiende de situaciones de actividad, reserva o jubilación; porque ese amor, no es algo que se elige, es algo que te toca, que te pasa. Y eso, no va a dejar de pasarte nunca.

Porque despedirse es seguir siendo. Y estar o no estar es algo indiferente cuando se es. Así que, aunque quizás con el pelo un poco más plateado, sigues siendo aquel joven Infante de Marina enamorado de una bandera.







Despedida a un Infante de Marina.  
Con cariño y orgullo de tu hija, 
María.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
María González Torres. 

Imagen: María González Torres.