sábado, 19 de mayo de 2018

Darwin, tenemos un problema.




Deshumanización evolucionada. En son de paz, al son de la paz, pero sin humanidad.

Imagínatelo, como lo hacía Lennon. Sin países, sin religiones, sin codicias. Demasiado difícil, ¿no?

¿Dónde está la globalización del mundo, si es independiente?
El todos para uno y uno para todos, pero las bombas, lejos de casa. Volver a Berlín y sus muros. Un gran límite entre fronteras, colores y mundos. El primero y el tercero, nunca debieron haberse deshecho del segundo. El barrer lo tuyo, y que le den al vecino. Aunque siempre salude. Y más le vale, que no haga demasiado ruido.

Sociedad en la que el más generoso es un tal Juan Palomo, que es hortelano y tiene un perro. Pero qué más da, si el pan les sobra a los que están llenos y nadie pregunta por los que tienen hambre. Que hacemos el amor en casa, y la guerra lejos.
Lejos; donde han crecido los enanos, la gente tiene los dientes largos y se consuelan por tontos. O por no haber elegido su maceta, en la que no pueden echar raíces y eso que tienen un estiércol de puta madre, les sobra mierda.

Cuando el río no suena, ni siquiera lleva agua y los hilos que manejan e iluminan el mundo, se mueven como peces, gordos, en la poca que queda. Mascarillas contra aires contaminados, de grandeza. Un pequeño monstruo negro corre por debajo de los pies, y para cuando lo encuentras se hace tesoro o maldición, según para quién.

Somos ricos en personas pobres, en miradas a otro lado (el que más convenga) y en palmaditas en la espalda del que más cobija.

Ay, Mafalda, ojalá pudiese bajarme ahora.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
María González Torres. 

Imagen: El Diario de la Pampa.

domingo, 8 de abril de 2018

El legado de U.



Si preguntan por mi casa, le llamo mamá.
Si preguntan por mi guarida, las siento hermanas.
Si preguntan por mi sin-sentido, o por mi sentido común, le apodo pirata.

Y no pregunten mucho más, que no recuerdo.

Si preguntan por el amor, no tengo remedio.
Si preguntan por mi deber, ni yo lo entiendo.
Si preguntan por la vida, la muerte espero.
Si preguntan por la muerte, ni en sueños.

Y no pregunten más, que no lo creo.

Si preguntan por los sueños, los bolsillos llenos.
Si preguntan por el futuro, lo veo incierto.
Si preguntan por respuestas, no las tengo.

Y no más, que no lo veo.

Si preguntan por la esperanza, no la pierdo.
Si preguntan por la felicidad, no la espero.
Si preguntan por la salvación, no la quiero.
Si peguntan por el miedo, no lo temo.
Si preguntan por la paciencia, no sé dónde la he puesto.

Y no más, que no le tengo.

Si preguntan por crecer, lo mido en tiempo.
Si preguntan por el tiempo, volando entre los dedos.
Si preguntan por él, puñados de ojalás dejo.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
María González Torres. 

Imagen: María González Torres.



viernes, 5 de enero de 2018

A mis Reyes Magos.



Queridos Reyes Magos,


este año, y sin que sirva de precedente, he querido escribirles algo. Quizás porque ya no sé de dónde sacar las cosas que no tengo y tanta falta me hacen. Sobre todo, os pido paciencia. Un kilo, o dos… O mirad, mejor ponedme diez, que nunca se sabe. También, os pido la fuerza que he gastado estos últimos meses, a ver si con esas, dejan de flaquear mis piernas cada vez que me pongo enfrente del camino. Y hablando de camino… Os pido que la piedra con la que siempre tropiezo deje de ser tan dura y se convierta en trinchera. Sino, que se quite del medio, por eso de los obstáculos en mitad de la vida. Y, por último, y quizás lo más importante, os pido ganas. Ganas para volver a creer, volver a querer. Para hacer que merezca la pena, volver a la ilusión y coquetear con el miedo sin darle el placer de acabar con todo. No se olviden de la magia y las carcajadas, que nunca vienen mal.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
María González Torres. 

Imagen: María González Torres.