lunes, 19 de enero de 2015

Where is the limit?



Paradojas como que necesito parar a respirar porque estoy tomando demasiado aire. Tener los pies en tu cielo, y hoy que anden rozando el suelo. Las alas aún no me las ha regalado nadie, y os juro que con ellas podría salvar el mundo (al menos el mío). Ando con mirada apática, pero todavía soy las ganas de Jack; todavía me gustas tú, en todos tus formatos; y aunque ya no escribas, todavía eres mi “escribiendo” favorito. A ti, ¿hay algo que te erice la piel? Porque si juegas con fuego pero no acabas envuelto en llamas, no renta. Ahora, me haría torre. Por no haber sabido ser faro.

¿Seguirá girando el mundo en tu ombligo? ¿Seguirá girando mi ombligo en tu mundo? Tus expresiones se las sigo contagiando a otros, venéreas. Yo, que siempre he sido de llegar tarde a ningún sitio, pero llego y bueno, nunca soy el momento. Que para salir corriendo primero tienes que saber a donde quieres llegar. Terminar con un “vale” las despedidas y soltar de golpe todo lo que creía tener, y no tengo. Porque cerrar las puertas siempre resulta más fácil si las dejas medio abiertas.


No sé a cuento de qué, pero estoy creando un caparazón que me viene de puta madre.


Escrito por María González Torres. ©

17 comentarios:

  1. Estoy seguro que alguien te regalará esas alas que tanto ansias, con las que salvarás tu mundo. Todo llega, la vida es corta así que !vívela!

    ResponderEliminar
  2. Por favor, no dejes de escribir tan bien. En serio, me he emocionado (o casi, pero eso ya es un éxito, al menos, así lo veo) Hacía tiempo que nadie me hacía sentir tanto con tan pocas palabras. Las suficientes. En resumen, tienes arte, deberías saberlo y, si no es así, si no lo sabes, te lo diré cuántas veces sean necesarias.
    Un beso desde mi blog, te invito a pasarte y echarle un vistazo cuando tengas tiempo, por mi parte, te seguía desde hacía bastante tiempo pero, para ser sinceros, hacía mucho que no me pasaba por aquí y, la verdad, después de taaaaanto tiempo, me arrepiento de haber estado del mundillo blogger durante tanto.
    Lo dicho, te espero por

    Los latidos de abril

    ResponderEliminar
  3. Quien sabe porque pero los caparazones siempre quedan bien

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Todo llega y todo pasa, y tarde o temprano no necesitarás caparazón para protegerte porque estarás curada y entera.
    Me ha encantado la entrada, te sigo :D

    ResponderEliminar
  5. Me encantan estas entradas sin mucho sentido pero diciendo tantas cosas, así, a borbotones, como salen...
    Te quedas tan, tan bien después...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. "Porque si juegas con fuego y no acabas envuelta en llamas, no renta" pero menos renta verte envuelta en llamas sola, sin tu caparazón. El mío me salvó de quemazones posteriores. Ya sabes, la crisis y sus recortes en servicios; nunca llegué a ver a ningún bombero cachas llevándome hacia la salida. Puede que siga atrapada, pero esta vez no tan frágil, esta vez sí con caparazón.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Que precioso, un texto con mucha fuerza y un sentimiento increíble.
    Saludos, me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar
  8. Si nadie te regala alas, háztelas tú. Acabo de llegar a tu blogg y creo que me voy a quedar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Precioso... Pero recuerda que los caparazones tienen fecha de caducidad. No podemos vivir siempre debajo de la máscara.

    ResponderEliminar
  10. Verás, he parado a respirar, me he puesto las alas que me trajeron los Magos, me he dado vueltas al ombligo, y al final, he cerrado la puerta dejando la llave dentro....
    No sé, leerte perturba seriamente la vida. Me estoy haciendo adicto a ese caparazón de puta madre.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  11. Cuidado con los caparazones porque aunque sea cierto que es más fácil cerrar las puertas si las dejas medio abiertas, también es más difícil abrirlas del todo para que entre más aire.
    un besoo!

    ResponderEliminar
  12. Hola guapura,
    estoy de sorteo por mi blog, te invito a participar.
    Un besazo
    enatiam.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  13. Es difícil definir el límite cuando uno de quienes los fija tiene la vista perdida en su ombligo... su enorme y hediondo ombligo.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voilà. Gracias por entender el texto de arriba a abajo.

      Eliminar
  14. hacia mucho que no pasaba por aquiiiiii
    holaaa te vuelvo a leer
    hermosa entrada y forma de expresarte como siempre !
    te espero por mi blog besito

    ResponderEliminar
  15. No está bien encerrarse en uno porque el otro no sepa mirar más allá de si mismo.

    No merece la pena.

    ResponderEliminar
  16. Déjate de caparazones, no son necesarios, te lo digo yo.

    ResponderEliminar