miércoles, 17 de mayo de 2017

Aire.





El amor, o algo así decía Murakami:

'Tengo la impresión de que si sigo pensando en ella, hasta el funcionamiento de mis órganos acabará por alterarse. Sobre todo, los de los aparatos digestivo y respiratorio.'


Real. Pero joder, qué bien que te pusiste en medio. Tú y esa sonrisa, esa maldita sonrisa. Que somos las dos únicas personas en el mundo, aunque aún no lo sabemos. Que seguimos mirando el dedo, como tontos, cuando nos están señalando el puto cielo. Que el amor lo tenemos guardado entre las costillas, entre dos sacos de oxígeno y nos asfixiamos al unísono. Que no te vayas, ahora que te tengo cogido por las ganas. Que yo, me hubiese quedado una vida entera.



Escrito por María González Torres. ©


1 comentario: