jueves, 9 de agosto de 2018

Despedida a un Infante de Marina.




Hoy os vengo a contar una historia que muchos os sabréis mejor que yo.

La historia de un chico que se enamoró de una bandera, una mujer con vestido rojo y alhajas de oro a la cual le juró lealtad la primera vez que la besó, y desde entonces, no ha podido dejar de luchar por ella.

Lo hizo por tierra, mar y aire para defender a fuego a la mujer de la que se enamoró. Un joven que con diecisiete años llegó a Madrid con el deseo de ser Infante de Marina y no dejó de esforzarse hasta que lo consiguió.

Este chico, se recorrió los cuatro puntos cardinales cargado de sueños que fue convirtiendo en recuerdos conforme iba avanzando por el mundo, pasando por San Fernando, Ferrol, el Mediterráneo, Líbano, Madrid, África y acabando en su querida Cartagena. De este modo, su mochila fue cada vez más pesada ya que los recuerdos se iban acumulando en ella.

Todo esto lo compartió con un padre, que le enseñó el amor, honor y respeto que se merecía aquella mujer de vestido rojo.

Con otra reina, de la cual se enamoró más perdidamente, si cabe, que de la primera. Y esto, no hacía falta jurarlo.

Con dos monstruitos que vinieron debajo del brazo enseguida, y hoy, una, está contando su historia.

Con una familia que vivió todas sus batallas; las victorias y las derrotas. Y siempre esperó con orgullo su regreso a casa.

Con multitud de compañeros que esta carrera y aventura le han dado. Y que hoy, que se cierra una etapa, estoy segura que pasaran de ser compañeros a ser grandes amigos, incluso hermanos.

Por todo eso, papá, quiero que mires a tu alrededor y veas la cantidad de gente que te ha dado la vida que has conocido, que has elegido y que hoy, han querido estar compartiendo este momento contigo.

Que no se te olvide que nunca dejarás de ser aquel soldado con el pelo rapado que un día decidió que lo que quería hacer era defender a su país, porque el amor que le procesas a esa bandera es indiscutible, innegociable e intemporal; y no entiende de situaciones de actividad, reserva o jubilación; porque ese amor, no es algo que se elige, es algo que te toca, que te pasa. Y eso, no va a dejar de pasarte nunca.

Porque despedirse es seguir siendo. Y estar o no estar es algo indiferente cuando se es. Así que, aunque quizás con el pelo un poco más plateado, sigues siendo aquel joven Infante de Marina enamorado de una bandera.







Despedida a un Infante de Marina.  
Con cariño y orgullo de tu hija, 
María.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
María González Torres. 

Imagen: María González Torres.





9 comentarios:

  1. muy bonita carta. un amigo de mi colegio también tenía vocación de ingresar en la marina, y al final lo consiguió. siempre le admiré por sus ideas claras y por su fuerte personalidad, aunque no necesariamente estuviera de acuerdo con él en todo.
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Emotivo texto, personalmente me ha gustado y me ha calado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa dedicatoria, es un honor para un padre tener una hija que lo admire y le dedique estas maravillosas letras, tan profundas y hermosas como lo haces aquí.
    Gracias por tu visita, un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, amiga...Imagino que eres María, la chica que ha escrito este post, todo un homenaje a su padre. Te felicito por ello, puedo decirte que, te comprendo perfectamente porque mi marido ha sido militar y lo sigue siendo a través del tiempo. Vocación y entrega eterna.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. Emotivo texto. Cargado de sentimiento, admiración y respeto por un buen militar de la armada naval. Un abrazo. Carloas

    ResponderEliminar
  6. Me gusta como escribes
    dejas en la mente un recuerdo
    de cristalinas palabras
    te saludo y te aBRAZO

    ResponderEliminar
  7. Un texto muy emotivo y ben escrito.

    Saludos

    ResponderEliminar